El laboratorio: la fragmentación del paciente

El estudio objetivo del interior del cuerpo gracias a la observación de fluidos y tejidos humanos aportó a los médicos una información muy valuosa para hacer sus diagnósticos. 

El laboratorio se convirtió en el espacio de producción de nuevos datos numéricos y registros gráficos. Una nueva objetividad producida a partir de la fragmentación del paciente. El tratamiento de estos primeros datos abrió el camino a la aparición de la medicina moderna.