Modernismo catalán

El Modernismo es una corriente artística que nace en Europa a finales del siglo XIX y que en cada país tiene singularidades diferentes. En Catalunya va más allà de un simple movimiento estético y adquiere una característica social muy importante, que perseguía desarrollar, a la vez, una cultura moderna, cosmopolita y nacional.

Cúpula Sant Salvador Sant Pau
 

Este movimiento destaca por la calidad de la arquitectura que se convierte en una obra de arte total, con un gran despliegue de las artes aplicadas y decorativas, como la cerámica, la vidriera, el Hierro forjado, el mobiliario o el pavimento hidráulico, entre otros. Se recuperan las antiguas artesanías que conviven con materiales producidos en industrias modernas. Se incorporan, así mismo, las nuevas técnicas constructivas y materiales innovadores como el Hierro colado que también se utilizaban al lado de sistemas tradicionales, como la bóveda tabicada. En la arquitectura modernista catalana, la estética es tan importante como la funcionalidad.
El modernismo catalán tiene en Barcelona sus mejores obres, entre ellas, el antiguo Hospital de Sant Pau, obra de Lluís Domènech i Montaner.